Conflicto PROFEPA
Jueves 25 de Junio de 2009
Al clausurar sorpresivamente el complejo Dorado Maroma y Marina Maroma, por destruir 13 hectáreas de mangle, la Profepa está tirando por la borda el trabajo en cuestión de promoción que ha realizado el gobierno estatal y municipal, reclamó Uri Carmona Islas, comisionado sindical de la CROC.

Refirió que aún no cuenta con información sobre cuando pudiera ser retirada la clausura, pero afirmó que este hecho trasciende como una imagen negativa del destino.

Afirmó que el cerrar una fuente de empleo no es conveniente para nadie, menos para los mil 200 trabajadores que dependen de esa empresa.

Sin embargo, el complejo hotelero se comprometió a respetar el sueldo de los trabajadores hasta que pueda reabrir sus puertas, mientras que las propinas serán sustituidas por bonos económicos.

Por su parte, el director de Turismo en Solidaridad, Jesús Martín Medina, declaró que en el gobierno municipal que encabeza Román Quian Alcocer, son bienvenidas todas las inversiones, siempre y cuando se desarrollen con pleno respeto al medio ambiente.

“Es necesario, buscar mecanismos para que los empleados del sector no queden desprotegidos ante este tipo de situaciones y en cuestión ambiental la autoridad correspondiente debe de garantizar la protección al medio ambiente, pero no se deben olvidar las fuentes de empleo que se dejan de generar con cada clausura”, indicó el funcionario.

El llamado que hizo fue para que la autoridad correspondiente resuelva lo más pronto posible este conflicto, con el fin que no afecte la imagen turística del destino ni el bolsillo de las familias.

“La dependencia encargada debe dictaminar si se está afectando al medio ambiente o no, pero lo que pedimos es que se resuelva lo más pronto posible para que no afecte la imagen turística del destino ni el bolsillo de las familias”, aclaró.

Y es que este sitio precisamente, playa Maroma, ha sido calificado por medios de comunicación internacionales como la playa más bonita del mundo, por lo que se debe de proteger el medio ambiente, pero también la imagen que esto podría llevar al turista que nos visita.

“En este momento que estamos en plena recuperación turística, es necesario proteger la imagen de este destino de clase mundial, pues cualquier situación puede ser aprovechada por la competencia para restarnos cantidad de visitantes”, concluyó Jesús Martín.