Explosión mata a 9 en este de Pakistán
Lunes 13 de Julio de 2009
CHARSADDA, Pakistán - Centenares de pakistaníes que escaparon de una ofensiva militar contra el Talibán en el Valle del Suat comenzaron a regresar a sus casas el lunes, pero muchas familias se negaron a dejar los campamentos de refugiados, demandando prometida asistencia gubernamental y mencionando temores por su seguridad.

En el oriente de Pakistán, mientras tanto, una explosión sacudió una pequeña aldea, matando al menos s nueve personas _ siete de ellas niños _ e hiriendo a decenas, además de destruir numerosas viviendas, en un recordatorio que la seguridad en el país se ha deteriorado más allá de la región noroccidental fronteriza con Afganistán.


Imágenes televisivas mostraron un enorme cráter en el lugar de la explosión, cuya causa no se conocía aún. Muchas personas estaban atrapadas bajo escombros.


El gobierno designó el lunes como el primer día para que algunos de los más de 2 millones de desplazados pueden regresar a sus casas en el Valle del Suat, luego de tres meses de combates.


El ejército ha declarado la mayoría del valle libre de milicianos, y la operación ha recibido fuerte apoyo de funcionarios estadounidenses deseosos de ver a Pakistán librarse de escondites para milicias implicadas en ataques en Afganistán.


El titubeante comienzo del programa de regreso de refugiados muestra la limitada capacidad del gobierno de responder a uno de sus mayores retos humanitarios. Pudiera además alimentar críticas de que se está apresurando demasiado.


Funcionarios dijeron que los regresados Irán hasta Barikot, al sur de la ciudad de Mingora, la principal del valle.


En tanto, familias en algunos de los campamentos de refugiados dijeron que no regresarán a sus casas a menos que se les entregase dinero, alimentos y otra ayuda prometida por el gobierno. Cada familia debe recibir 25.000 rupias (306 dólares), pero el gobierno ha tenido dificultades para entregar el dinero. AP-