Inician trabajos de reconstrucción y conservación de 12 kilómetros del camino Altos de Sevilla-Buena Esperanza, de Bacalar.
Miércoles 26 de Agosto de 2009
Lo importante en estos tiempos difíciles es estar más cerca de la gente y generar más trabajo e inversión para salir adelante, aseveró el presidente municipal de Othón P. Blanco, Andrés Ruiz Morcillo, durante el inicio de los trabajos de reconstrucción y conservación de 12 kilómetros del camino Altos de Sevilla-Buena Esperanza, al poniente de Bacalar, donde se invierten 4.5 millones de pesos.
Al dar el banderazo inicial de las obras, que beneficiarán directamente a cientos de familias, inclusive de la comunidad de Paraíso, el munícipe recalcó que desde el inicio de su gobierno el compromiso fue de progreso seguro, y solo se logrará con mejores vías de comunicación, en lo cual, dijo, “vamos cumpliendo nuestro compromiso”.
No obstante, explicó que esto ha sido posible gracias a las gestorías y mezclas de recursos, así como apoyo y coordinación entre los tres órdenes de gobierno, con lo que se van generando vías de comunicación que, sin duda, permiten comunicarse y a través de esa comunicación construir el progreso seguro de los habitantes de Othón P. Blanco.
Ante hombres y mujeres del campo de las tres comunidades que se beneficiarán al facilitarse la entrada y salida del comercio en general y acompañado por miembros de su Cabildo y el diputado local Eduardo Ic Sandy, Ruiz Morcillo dejó firme el compromiso de su gobierno de no detener la obra pública, no obstante qué tan compleja y difícil pueda ser la crisis económica en el país.
Mencionó que el camino Altos de Sevilla-Nueva Esperanza forma parte de una serie de acciones que, por cerca de 90 millones de pesos, se realizan desde el 2008 en el área de Bacalar y su zona poniente, lo que representa una cifra histórica en el renglón de obra pública, similar a todo el presupuesto promedio anual que han invertido los Ayuntamientos.
Puntualizó que con recursos propios del municipio se realizarán esos trabajos en un tramo que no es fácil, en el que otras instancias han trabajado en varias ocasiones y los daños son recurrentes en las temporadas de lluvia, por lo que el reto es hacer bien las cosas y “vamos a atacar esas partes difíciles y corregir cerros y cruces de agua, de manera que tengamos una buena vía de comunicación”, apuntó.
Por su parte, los delegados de las comunidades beneficiadas, Elda Briceño, Gilberto Chan Padilla y Luis Manuel Méndez Tuz, agradecieron los esfuerzos del gobierno municipal porque, no obstante los tiempos difíciles y de recortes en presupuestos, se mantengan las obras en Othón P. Blanco en beneficio de los sectores más vulnerables como el campo y las comunidade